Home » » El bautismo, puerta que nos introduce al misterio de Dios

El bautismo, puerta que nos introduce al misterio de Dios


Estamos concluyendo las fiestas de la navidad, desde el 24 de diciembre hemos tenido la posibilidad de contemplar a Jesús en el pesebre y, a partir de los personajes que se han acercado ahí, hemos ido descubriendo los diversos modos de acogerlo: En los pastores, vimos la simpleza y la alegría, en los magos vimos la humildad, pues, sin dudas en su corazón, se postraron y lo adoraron y, desde luego, en José y María encontramos la disponibilidad para servir a Dios y para guardar en el corazón las cosas que iban descubriendo en aquel divino niño.

Pero ahora llega el momento de que cada quien concretice la salvación. El bautismo de Jesús nos hace saltar del pesebre hasta el Jordán, donde inicia el proceso de una vida intensa y nueva. Si este Jesús que se ha manifestado en el pesebre de verdad ha conquistado mi corazón, llega el momento de darle un sí rotundo y de empezar a caminar con Él. En ese sentido, el bautismo no puede verse como un hecho aislado, sino como una puerta que nos abre a realidades y exigencias nuevas:

El bautismo de Jesús significa entrar en el camino de la conversión y de la gracia. El bautismo de Juan, al cual se acerca Jesús, significaba un camino de conversión. Mientras Juan bautizaba, repentinamente apareció Jesús, para decirnos a todos: Aquí está la fila del camino nuevo, es la fila de la conversión que nos prepara a la gracia, al bautismo del Espíritu Santo y de fuego. Jesús de formó en la fila de los pecadores no porque Él fuera pecador, sino para indicarnos desde dónde parte el nuevo proceso. Baja al agua del Jordán para indicarnos que el camino de la nueva fe inicia precisamente en el agua, el agua del bautismo. Ahí en el agua se depositan los pecados para resurgir al camino de la luz. Jesús nos está indicando que no podemos formar parte con Él sin conversión y sin gracia. Santificó las aguas del Jordán para que luego nosotros fuéramos santificados en ellas.

Jesús baja al Jordán, para indicarnos que el bautismo es la puerta que nos introduce al misterio de la Santísima Trinidad, por eso ahí en el evento del bautismo se manifiesta en pleno la Santísima Trinidad: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo: “Y mientras Jesús (El Hijo) oraba se abrió el cielo y el Espíritu Santo bajó sobre Él en forma sensible, como de una paloma” (Lc. 3, 21-22), también se oyó la voz del Padre que decía: “Tú eres mi Hijo amado, el predilecto, en ti me complazco” (Lc. 3, 22). Se trata del misterio más profundo de Dios. En adelante, Jesús, además de reafirmar su identidad como Mesías, como el Hijo de Dios, también nos mostrará el verdadero rostro de Dios Padre y la fuerza del Espíritu Santo. De ahí que el bautismo del Jordán debe estar siempre en conexión con el mandato final, antes de la ascensión, de ir a bautizar a todos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Por último, el bautismo del Jordán nos abre al conocimiento de Dios, pues este hecho marca el inicio de la llamada vida pública, el inicio de la predicación del Reino. Somos bautizados para iniciar un camino con Jesús, donde vamos aprendiendo de sus palabras y de sus diversos signos. Es el caminar del discípulo que aprende del maestro. Nuestra fe no puede quedarse solo con el bonito recuerdo de la navidad, pues si con fe lo hemos recibido y hemos celebrado su presencia, ahora con fe atendemos sus palabras y nos disponemos a caminar con Él.

Pbro. Carlos Sandoval Rangel

Comparte este articulo :

1 comentarios:

  1. grasias es una entrada ala tierra prometida despues de salir del desierto todo es parte del plan salvifico de dios

    ResponderEliminar

 
Soporte : Diocesis de Celaya | OFS en Mexico | Sacerdotes Catolicos
Copyright © 2013. Padre Carlos Sandoval Rangel - Todos los Derechos Reservados
Sitio creado por Pastoral de la Comunicacion Publicado por Sacerdotes Catolicos
Accionado por El Hermano Asno